19 de junio de 2024
Comparte esta noticia

Biden toma medidas mientras los republicanos del Congreso anteponen la política partidista a la seguridad nacional, al votar dos veces en contra de las reformas más rigurosas en décadas.

Desde su primer día en el cargo, el presidente Biden ha hecho un llamado al Congreso para que asegure nuestra frontera y aborde nuestro quebrantado sistema de inmigración. En el transcurso de los últimos tres años, a pesar de que el Congreso no ha actuado, el presidente ha tomado acción para asegurar nuestra frontera. Su gobierno ha desplegado el mayor número de agentes y funcionarios que jamás se haya visto para hacer frente a la situación en la frontera sur, ha incautado niveles récord de fentanilo ilícito en nuestros puertos de entrada, y ha reunido a líderes mundiales en torno a un marco para hacer frente a los cambiantes patrones migratorios que están afectando a todo el hemisferio occidental.

A principios de este año, el presidente y su equipo alcanzaron un histórico acuerdo bipartidista con los demócratas y los republicanos del Senado para llevar a cabo las reformas más trascendentales de las leyes de inmigración de Estados Unidos en décadas. Este acuerdo hubiera añadido personal fronterizo y de inmigración esencial, invertido en tecnologías para capturar el fentanilo ilegal, introducido reformas radicales en el sistema de asilo y proporcionado al presidente autoridad de emergencia para cerrar la frontera cuando el sistema se viera desbordado. Pero los republicanos del Congreso optaron por anteponer la política partidista a nuestra seguridad nacional, y votaron dos veces en contra del conjunto de reformas más rigurosas y justas en décadas.